¿SERÁ VERDAD QUE DEBEMOS ADMITIR CIERTAS COSAS SOBRE EL TABACO?

Tabaco
www.fumar-menos.com

El fumador quizás deba admitir y tomar conciencia paulatina de lo que significa fumar. Es el primer paso para objetivar eso de querer dejar el tabaco.


La motivación para dejar de fumar se genera teniendo las ideas muy claras sobre lo que está implícito en el acto de fumar. Si tomamos conciencia de lo que realmente significa fumar, podremos controlar mejor este hábito, ya que la mente puede ejercer un dominio sobre el cuerpo, o control del impulso biológico generado por la necesidad de fumar. Y, solo a través de la mente es posible controlar el consumo de nicotina y de todos los aditivos asociados al consumo de cigarrillos que son incluso mucho más peligrosos que el mismo tabaco.

 

¿Será cierto qué? (1):

“Una cuestión prioritaria es la referente al efecto del humo del tabaco sobre los fumadores pasivos.

Parece ser que en el cigarrillo se distingue una corriente principal que es el humo que circula a lo largo del cigarrillo y que llega hasta la boca, y otra corriente

secundaria que se desprende por el extremo opuesto cuando no se aspira humo. En la corriente secundaria hay tres veces más nicotina y alquitrán, y cinco veces más CO2 que en la corriente principal. Estos gases de la corriente secundaria son los que aspiran preferentemente el fumador pasivo” ( P. Azpilicueta)

 

¿Será cierto qué? (2):

(“La epidemia silenciosa”)

“El hábito de fumar es la principal causa de enfermedades evitables y muertes prematuras en Europa y en la mayoría del resto del mundo. Sin embargo, aunque durante decenios ha existido un conocimiento de los desastrosos efectos del tabaco sobre la salud, la magnitud de esta carga nunca se ha percibido en su totalidad fuera de un estrecho sector de la comunidad. Quizás el hecho de que fumar es una causa tan común de muerte es lo que ha provocado en general tan poco interés. Son los sucesos inesperados y dramáticos, como, por ejemplo, los accidentes de aviación, los que atraen la atención y eclipsan esta epidemia silenciosa que cada año se cobra más de tres cuartos de millón de vidas humanas sólo en Europa. Y, sin embargo, para que se produjera un número equivalente de muertes sería necesario que seis aviones jumbo se estrellasen durante todos los días del año, matando a todas las personas que se encontrasen abordo!” …

 

¿Será verdad qué?(3)

La mente genera a partir del conocimiento propósitos. Conozca a fondo lo que hace y lo que significa cuando fuma. Conciba el logro de metas en relación al tabaco en un tiempo estipulado. Gracias al esfuerzo de la voluntad y a la programación planificada de pequeños objetivos se consigue erradicar el hábito de fumar.

Propóngase metas que sean posibles de alcanzar. Genere, pues, esa actitud de querer hacer algo. Mentalmente un pensamiento omnipresente relacionado con los efectos nocivos que el fumar tiene es un aliciente. Fumar ocasiona daños a la salud, en algunos casos muy graves.

 

¿Será verdad qué? (4)

La sociedad desde hace unos años se debate en un discurso, ya muy popular, contra el hábito de fumar. Se describe y comenta, en todos los medios de comunicación, y de mil formas diferente que: “¡fumar perjudica la salud!”. El tabaco constituye uno de los factores de riegos más importantes que provocan cáncer. Es fundamental que usted tome conciencia de que fumar perjudica la salud y adquiera una nueva actitud, y ya no importa tanto que otras cosas de consumo humano también sean potencialmente incluso más peligrosas que el tabaco.

 

¿Será cierto qué?(5)

Se ha comprobado que todo fumador, alguna vez al menos, ha intentado dejar de fumar. Mentalmente la necesidad de abandonar el tabaco aparece en todos y también hay una fuerte defensa de la persona a resistirse a dejar de fumar. Pero es porque se produce temor al cambio de vida. Es una tontería pensar que la mayoría de los fumadores aman el riesgo. En todo fumador está la idea de dejarlo...

El fumador padece una presión interna -en si mismo-, y otra externa, pues, la sociedad empieza a no admitir esta costumbre y la ataca de lleno. También es cierto que los fumadores se reafirman en su postura. Quizás psicológicamente la información al fumador no produzca efecto sobre el hábito porque fumar es un riesgo que gusta, al menos para algunos.

En un informe que se elaboró en Cataluña sobre tabaquismo, en términos de prevención, se recomienda crear un medio social negativo contra el hábito de fumar. Así vemos en la actualidad que los fumadores tienen la impresión de estar acosado por su entorno. En muchos de ellos, esto produce un sentimiento de rebeldía.

Consutas Online: www.josefranciscogonzalez.com

Escribir comentario

Comentarios: 0