CUADERNO DE EJERCICIOS DE COMUNICACIÓN NO VERBAL

CUADERNO DE EJERCICIOS DE COMUNICACIÓN NO VERBAL

ISBN: 978-84-9416-943-4

Depósito Legal: M-21070-2014

Libro-Cuaderno, páginas: 65

El presente cuaderno (1) se complementa con LA PRÁCTICA DEL LENGUAJE CORPORAL. Aquí encontrará ejercicios que le facilitará el aprendizaje de este lenguaje (CNV) seguido de una práctica paso a paso. Ideal para cursos grupales y aprendizaje personal.

Colección CognitiveWORK:  Esta colección se basa en las ideas prácticas que aportan las ciencias como la psicología, la antropología, la neurología, la lingüística, que dan luz brindando ayuda al desarrollo de las personas: en lo emocional, mental y social...

Más información  autores@editorialautores.es






GUÍA DIDÁCTICA


   El cuaderno de ejercicios [1], al que esperamos sigan otros, es el complemento ideal para un entrenamiento en la comprensión de la gramática del cuerpo, de los principios básicos establecidos en el libro titulado: «La práctica del lenguaje corporal», Editorial Autores, donde además de exponer los fundamentos de la CNV (Comunicación No Verbal) se desarrollan, en forma de tablas y textos, el significado de multitud de códigos que se establecen para el lenguaje corporal con la finalidad de que se puedan hacer consultas rápidas en cualquier momento.

   Aquí, los ejercicios suponen un entrenamiento en la interpretación específica tanto de los aspectos parciales como globales de las expresiones emocionales que se proyectan hacia fuera, que tienen significado en los diversos entornos sociales donde se dan.

   Las diferentes actividades nos valen para valorar los contextos colectivos, las actitudes, conductas y personalidad que van surgiendo desde las profundidades de la mente, cuya conciencia positiva nos permitirá poner en práctica una mayor integración en los ambientes donde nos movemos habitualmente: laboral, familiar, personal, social... 

   Si reconocemos en los demás las manifestaciones de su interior, en los gestos no verbales, y percibimos claramente nuestras propias reacciones, se podrá generar cambios en la comunicación, ejerciendo una mayor vigilancia positiva sobre el autocontrol, los impulsos propios y ajenos, beneficiándonos de un desarrollo eficaz en las interacciones con los demás y potenciado un mayor crecimiento en la inteligencia emocional y social, siendo esto realmente un objetivo primordial.

   Se va trabajando por «zonas»: comenzaremos por la parte alta, luego seguiremos con la región media y más adelante con la inferior. Se aprenderá a descodificar los gestos y posiciones del cuerpo en su conjunto, y, finalmente, analizaremos diversas situaciones de interacción social, valorando con detalle las implicaciones en un gran número de entornos comunicativos mudos.  

   La metodología de entrenamiento se ha establecido siguiendo los siguientes principios: 

   (1) Como hemos dicho, comenzamos el análisis en la zona alta del cuerpo e interpretamos los gestos parciales de sus diversos elementos; luego, bajamos hasta la zona inferior, pasando antes por la región media, sumando elementos interpretativos para obtener una visión que va de lo particular a lo global. 

   (2) Aunque hablemos de descifrar un gesto, una postura (o una acción) de una determinada manera, ello estará, como decimos, siempre supeditado al contexto y la globalidad donde se da la CNV. 

   (3) Las interpretaciones se basan en la «convergencia de índices»; es decir, que algo que desglosamos como conclusión debe ser reforzado por otros indicadores que refuercen esa explicación, lo cual  permite tener una cierta fiabilidad a la hora de aceptar las conclusiones. 

   (4) Creemos que un mismo gesto, postura, acción..., tienen muchas interpretaciones diversas tanto sinónimas como antónimas, dependiendo del entorno donde se da la CNV: cómo se haga, dónde, cuándo, con quién se realice, etc., por lo que el ámbito donde se produzca, repetimos, resulta fundamental cuando queremos comprender adecuadamente el lenguaje del cuerpo.

   (5) La estructura de cada tanda de ejercicios consiste en:

       (a) Una introducción general. 

       (b) El planteamiento de una serie de secuencias (dibujos) que generalmente se basan en una fuente fílmica (o fotográfica) cogidas de la realidad: los dibujos permiten la confidencialidad de las personas y por esa razón se utilizan. Las ilustraciones: por un lado, destacan los gestos principales, por lo que son muy prácticos y didácticos; pero, por otro, pierden los matices múltiples de detalles que poseen las fotografías, aunque valoramos este sistema basado en el esbozo como altamente positivo para el aprendizaje. 

       (c) Se explica aquello que antes el alumno tuvo que trabajar interpretando secuencias, por lo que siempre aparecen unas líneas para que se escriban las propias observaciones.

(d) En la siguiente hoja, al reverso de la página donde el alumno ha escrito, se dan las explicaciones de los detalles de las secuencias tratadas. De esta forma, el alumno contrasta sus apreciaciones con el significado no verbal que le damos nosotros. 

       (e) También en cada hoja se amplía la interpretación con otros dibujos basados en la misma temática de lo que se ha trabajado en cada apartado.

       (f) Se marcan los puntos fuertes (con letras o números) en los que nos debemos fijar para interpretar con especial atención cada secuencia.

       El conjunto constituye un proceso de aprendizaje altamente eficiente sobre la CNV y podemos, finalmente, tener una mayor capacidad para interpretar adecuadamente el lenguaje del cuerpo.




Algunos contenidos del libro